viernes, 17 de diciembre de 2010

YOGA EN LA EDUCACIÓN- EXPERIENCIA 2010


URUGUAY, Diciembre de 2010

YOGA EN LA EDUCACION      ( Experiencia en el Colegio Cuarahi )

Esta experiencia ha sido una semilla que se planto en 2006 y ahora da sus frutos
Desde entonces estamos realizando en el colegio técnicas de yoga a través del juego, comenzamos en preescolares, en especial con mi grupo de dos años, juegos con las posturas en forma de animalitos y algunas respiraciones como bramari, la abejita que nos daba mucha paz.
Luego se fueron sumando los otros grupos y el sacarse los zapatos para realizar el yoga ya era un deleite, los mas grandecitos ponían otra fuerza que reafirmaba a su vez a los pequeños.
Llegaba el momento del relax, donde visualizábamos un cuento breve al cual cada uno le ponía su matiz y lo transformaba en mandala o dibujo con mucha creatividad, que nadie quería dejar de pintarlo.
Las maestras de nivel 3,4 y 5 comenzaron a notar la diferencia de dar clase luego del taller de yoga los amigos tenían otra apertura y mayor concentración, se lograba recentrar al niño para guardar información con sus cinco sentidos.
Los años pasaron y estos amigos crecieron y pasaron a primaria y con ellos el pedido a la directora que el yoga continuara. Hasta ahora no habíamos invitado a las familias pero si llegaban los cuentos, la respiración bramari la hacían solitos cuando se notaban inquietos los amiguitos de 2 años y los papas consultaron que es?? Con mucha alegría luego de ver los beneficios en sus hijos comenzaron apoyar la propuesta.
Así fue que en 2010 la directora me plantea que el yoga fuera una propuesta Institucional, comenzando en febrero a practicarla con mis compañeros docentes ya que trabajaríamos juntos en el proyecto anual Yo me cuido y cuido mi planeta sanando vínculos.
Despacito arrancamos en marzo presentando la propuesta a padres y luego a los niños en el aula, cual fue la sorpresa lo estábamos esperando… dijeron algunos de ellos.
La planificación diaria de los talleres la realizaba de acuerdo con la maestra de la clase, trabajando temas del programa y proyecto pero además las necesidades del grupo para atender a todos desde todos los lugares posibles. Buscaba material y me planteaba el tema desde el yoga, siempre abriendo con una ronda de encuentro donde el vivir juntos se alimentaba 100 %   (Escala de Patanjali- Yoga en la educación según RYE)
Esos tiempos de escucha se fueron fortaleciendo cada vez mas, ya que había necesidad de tener un espacio donde me escucharan y a la vez trabajamos el escuchar al compañero con respeto, este tenia muchas cosas para decir, así sabríamos acompañarlo, conocerlo, y hasta quizás ayudarlo. Todo era importante y de allí pudimos ver que intereses tenían los niños en la práctica.
Como los niños son muy curiosos, a todo preguntaban el porque y para que me servia esa postura de yoga, y entonces cuando sus dudas eran evacuadas con muchas ganas comenzaban a realizarlo, además ayudaban a los amigos para que todos pudieran hacerlo bien.
Pasito a pasito surgió las ganas de compartir lo aprendido con los papis, y así fue que los convocamos a clases abiertas justo cuando celebramos el día del medio ambiente.
Para ello estábamos trabajando duro en transformar un basural en placita, proyecto de los amigos de quinto y sexto año a quienes todos ayudamos, en limpiar, plantar árboles nativos, y conservar la zona con vecinos.
Fue así que en la clase honramos a los árboles, le poníamos agua con intensiones positivas para que crecieran bien altos, dieran flores o frutos algún día.
Luego venia el tiempo de limpiar el cuerpo de toxinas moviendo las articulaciones con juegos teniendo presente que tomábamos aire fresquito y tirabamos afuera todo lo feo que no necesitábamos para estar saludables.
Y llegaba el momento de las posturas ahí si a ver quien la hacia mejor estaban los papis mirándonos y algunos se convertieron en profesores corrigiendo a sus papas para que lo hicieran bien de bien.
Después de mucho andar llegaba el momento del relax donde con una música adecuada, y el breve relato donde la mente se disparaba a imaginar cosas lindas, cada uno lo que más le gustara.
Al terminar ese tiempo de paz, lográbamos pintar o dibujar lo sentido en mandalas o plásticas donde se veía mucha creatividad, y en especial el deleite de que padre e hijo/a estuvieran juntos tirados en la alfombra haciéndose mutuamente el mejor regalo el tiempo compartido.
El cierre como el comienzo con la palabra mágica  OM  y  luego el Eterno Sol que nos daba mucha armonía para partir a clase u a otra actividad con calma y paz.
Y todo aquello parecía una gran bola de nieve que venia creciendo más y más.
Los temas fueron cambiando, siempre surgía un compromiso de aquello que trabajamos.
Los grupos se fueron integrando más y más ya que nuestro lema era  EL YOGA ES AMISTAD
Así fue que se comenzó a trabajar sobre la solidaridad y en las clases más grandes surgió la idea de regalar lo aprendido a otros niños. Fue así que se concreto la visita al CAIF  Abuelo Ubaldo luego de una gran campaña juntamos juguetes, libros, ropas para ayudar a quien lo necesitaba. Pero como se hacia imposible ir todo el colegio todos realizaron cartitas, dibujos para regalarles.
Unos días después del día del niño partió una delegación con el corazón latiendo bien fuerte, cantando en la camioneta hacia el CAIF
Fue muy bello verlos con la ternura que enseñaban las posturas a los pequeños de 3 años y los chicos de allí ponían mucho ímpetu en aprender, luego de haber vencido la timidez que algunos tenían. A su vez ellos también nos esperaban había hecho con sus maestra torta de naranja para compartir.
Felices pasamos una tarde hermosa todos y cuando volvimos a Cuarahi todos preguntaban como les fue, hasta un pequeño nos pregunto como les brillaban los ojitos a esos niños ¿??
Seguimos caminando algunas veces yoga en el aula otras en la sala de psicomotricidad pero todas con alegría y disfrutables.
Llego el día de la muestra del colegio mucho para compartir y todas las familias juntas
Realizamos una pequeña clase donde todos danzamos con danzas circulares haciendo amigos, posturas según los 4 elementos (agua, tierra, fuego, aire) alabando la pachamama y pidiendo que todos la cuiden.
Y llegando al cierre del año se trabajo sobre los derechos del niño… mucho se dijo y de vuelta surgió el compromiso. Un amigo recordó los niños de la Teletón con capacidades diferentes, así fue de de vuelta se organizo una campaña para ayudar.
Cuarto año hizo una obra de teatro (tema que venían trabajando con su maestra) y recaudaron dinero para la alcancía que a diario pasaba por las clases, también salio a recorrer el barrio…etc.
Se hacia presente con hechos , los valores antes trabajados,  comprender, amar, ayudar, amistad, cooperar, generosidad, no violencia, etc.
Con el clima de primavera nos animamos hacer yoga al aire libre donde el prana era mucho mejor pues estábamos rodeados de árboles y a dos cuadras de la playa.
Entonces preparando el cierre realizamos practica de yoga en la playa…estuvo muy buena en todos los grupos.
Y así fue que surgió la idea de llevar un regalo a casa, algo que nos recordara el estar en paz con nosotros mismos,  y creamos nuestros jardín Zen… con arenita, piedritas y caracoles de la playa, y hasta alguno alguna pluma de gaviota.
Fue una instancia de mucha paz su creación, el rastrillar arena realmente les dio mucha paz, y como propuesta cuando ese jardín fuera a casa tenia  que rastrillarlo en familia y encender la velita blanca de la esperanza por un mundo con paz.
Cual fue mi emoción al escuchar los cuentos, en especial los de preescolares lo llamaban la playita  y lo mostraban a sus visitas, amigos que en algún momento se enojaban pedían permiso y se sentaban a rastrillar para tener calma, y otros comenzaron a construir un jardín para cada amigo o familiar.
Se venían los últimos días de clase y el cierre lo haríamos en aquella placita que con tanto amor la habíamos cuidado, seria una fiesta para el yoga pero también para todo aquel que quisiera participar, haríamos practica y también despediríamos a los amigos de sexto graduados que pasaban al liceo deseándole muchos éxitos.
Una vez mas la concurrencia fue mucha, los arbolitos se llenaron de globos blancos de la paz  para celebrar algunos tuvieron carteles como FELICES VACACIONES PARA TODOS ,  DIBUJOS DE AMIGOS  con frases  LOS AMAMOS MUCHO,  PAZ Y AMOR etc.
Y nuestro cuento se cierra con el cartel mas importante mensaje que nos dejo Gandhi

“NO HAY CAMINO PARA LA PAZ,  LA PAZ ES EL CAMINO”
                                                                  M. Gandhi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada